Una antigua oración a la Virgen María para invocar su protección en tiempos del corona-virus

Es una oración antigua, recitada en el pasado, en tiempos difíciles por los cristianos, que todavía se recita hoy en día por personas de diferentes idiomas y orígenes para invocar la poderosa intercesión de María.

Esta oración, que se tradujo al italiano y a otros idiomas, a partir de una antigua oración latina que resale al 800-900, por lo tanto, a la Edad Media, después se ha descubierto que existe una versión griega que data del siglo III, alrededor de 250.

En Egipto, se encontró un fragmento de papiro que data del siglo III, con esta oración recitada en el pasado por cristianos, objetos de persecución. A mediados del siglo III, en 250-260, hubo una terrible persecución contra los cristianos debido al emperador Decio, y esta persecución afectó un poco a todo el imperio, pero especialmente a la parte norte del país: África, y en particular Egipto. Los cristianos fueron sometidos a persecuciones sistemáticas y estudiadas. En este contexto social, político y eclesial, la conciencia del pueblo cristiano había pensado que era bueno dirigirse a María, invocando su misericordia.

La oración en sí misma recuerda un dogma mariano; De hecho, María es invocada con el título de Theotókos, que en griego significa «Madre de Dios».

«Santa Madre de Dios»: esta expresión, ya la encontramos en esta antigua oración del siglo III, y curiosamente no proviene de la liturgia, sino de la conciencia de la gente, de una tradición de fe. Luego, más tarde, entró en la liturgia, pero es la conciencia, el sentido de fe de las personas que produjeron esta oración, al dirigirse a María como «Madre de Dios».

Fue en el Calvario, desde la cruz, donde Jesús nos entregó a María como madre de la humanidad. Por eso, utilizamos su poderosa protección en todo momento, especialmente en situaciones de peligro.

En estos tiempos, que vivimos la epidemia de Coronavirus, que ha afectado a más de un millón de personas y ha dejado cientos de miles de personas muertas … María, la Madre de Dios, puede ayudarnos.

La antigua oración, que en muchos Carmelos se recita todos los días, dice así: «Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios. No desoigas nuestras súplicas y nuestras necesidades, mas líbranos siempre de todo peligro, oh Virgen gloriosa y bendita».

This site uses technical cookies that are necessary for its functioning as well as third party cookies that permit aggregate statistical analyses.<br />By clicking on “I Accept” or continuing to use the site in any way You are consenting to the use of these cookies.<br />For further information, or with a view to deactivating, You may consult the Cookie Policy.

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close