Santa Mariam de Jesús Crucificado

En la Tierra Santa, a menudo la llaman: «la Teresita del mundo árabe». Mariam nació casi en la misma época de Teresa de Lisieux, y básicamente tienen el mismo mensaje de confianza y de don total de sí, de amor… pero de una manera diferente. Una de ellas es completamente occidental y la otra oriental.

Mariam nació en 1846 y en 1878, fue bautizada en la Iglesia melquita, en el rito oriental, donde se remarca la acción y la presencia del Espíritu Santo por lo tanto, toda su vida estuvo impregnada del Espíritu Santo que ella nos transmite. Ella nació milagrosamente, pues sus padres ante la muerte sucesiva de sus hijos deciden hacer una peregrinación a Belén, para implorar el auxilio de la Virgen María, como resultado de este acto de confianza, nace Mariam y luego su hermano Boulos.

Sus padres mueren cuando ella tenía sólo 3 años de edad. Fue adoptada por un familiar y va Alejandría con el resto de la familia. Quisieron casarla, pero habiendo recibido una llamada intima, cuando era aún pequeña, no quiso aceptar la oferta. Las cosas se pusieron muy mal; primero con su tío y luego con un antiguo sirviente musulmán, con quien quería buscar ayuda y ante quien tuvo que dar testimonio de su fe, arriesgando su propia vida. Fue, y podemos decir, que vivió el martirio. Se curó milagrosamente gracias a la Virgen María.  Durante muchos años no pudo volver a ver a su familia. Tuvo que trabajar como empleada en Alejandría, Beirut, Jerusalén y finalmente llega a Marsella donde trabaja como niña de servicio en una familia.

Luego, a los 19 años entra a la comunidad de las hermanas de San José donde estuvo 2 años, lo que le permitió aprender un poco de francés y  recibir formación religiosa, allí comenzó a recibir los estigmas y a revivir cada semana , la pasión de Nuestro Señor Jesucristo. Con gran candor pensaba que se trataba de una enfermedad y tenía miedo de contagiarla a los demás.

Al cabo de este tiempo, no fue aceptada para proseguir su formación religiosa con las hermanas de San José; le aconsejaron dirigirse al Carmelo de Pau, donde entró con otra hermana de San José. Tres años después, el Carmelo de Pau hace su primera fundación en Mangalore, siendo el primer Carmelo femenino de la India; Mariam hace parte del grupo fundador. Dos años después regresa al Carmelo de Pau y allí permanece 2 o 3 años.

Luego, parte con un nuevo grupo a la fundación del Carmelo de Belén, donde muere a los 32 años a causa de una caída cuando transportaba agua para los trabajadores.

Durante su vida, recibió muchas gracias místicas pero siendo monja conversa, tuvo que realizar duros trabajos como la cocina, el jardín, el servicio de lavandería, etc.  Lo que hizo brillar en ella este equilibrio entre lo más sublime a nivel espiritual y lo más bajo a nivel humano.

De otra parte, se la llama «el pequeño nada», ella misma gustaba llamarse «el pequeño nada» y es algo que va muy bien con su mensaje. El Espíritu Santo a menudo toma la imagen del viento, una nonada, un poco de polvo puede fácilmente dejarse llevar por el viento… una gran roca no puede, ofrece resistencia. Así pues, que «el pequeño nada» puede describir la experiencia que ella vivió, siempre dócil a la gracia divina.

Habiendo sido curada milagrosamente por la Virgen María; podemos decir, que Mariam piso la barrera entre la muerte y el cielo…  durante toda su vida, permanece como el testigo del cielo, del mundo invisible y hay un algo en ella que cuando uno la aproxima, uno se siente súbitamente cerca de Dios. Ella tiene el don de ayudar a abrir el corazón al Espíritu Santo y cuando viene el Espíritu… cambia todo.

Es muy importante decir que, como árabe, nos ayuda a descubrir el mundo árabe. También, puede ayudar al mundo árabe a descubrir su propia identidad y puede acercar su pueblo a Cristo. En ella se acercan de una manera auténtica el mundo oriental con el mundo occidental. Hay muchas cosas en el mundo de hoy, que dependen de un encuentro entre el Oriente y el Occidente, y allí,  Mariam puede colaborar mucho.

This site uses technical cookies that are necessary for its functioning, third party cookies that permit aggregate statistical analyses, as well as third party profiling cookies to improve your experience while browsing the site and to develop personalized commercial communications. By clicking on “I Accept” or continuing to use the site in any way You are giving Your consent to the use of these cookies. For further information, also concerning the deactivation of cookies, please refer to the Cookie Policy.

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close