Un testimonio luminoso en tiempos del corona-virus

Nunca en las pesadillas más oscuras imaginé que podría ver y experimentar lo que ha estado sucediendo aquí en nuestro hospital durante tres semanas. La pesadilla continua, el río se está haciendo más y más grande. Al principio llegaron unos cuantos, luego decenas y luego cientos y ahora ya no somos médicos, sino que nos hemos convertido en clasificadores y decidimos quién debe vivir y quién debe ser enviado a casa a morir, incluso si todas estas personas pagaron impuestos italianos de seguro de vida.

Hasta hace dos semanas, mis colegas y yo éramos ateos. Era normal porque somos médicos y aprendimos que la ciencia excluye la presencia de Dios. Siempre me reí de mis padres que iban a la iglesia.

Hace nueve días, un pastor de 75 años vino a vernos; Era un buen hombre, tenía serios problemas respiratorios pero tenía una Biblia con él y nos impresionó cuando la leía a los moribundos y los sostenía con su mano. Todos los médicos estábamos cansados, desanimados, mental y físicamente terminados cuando tuvimos la fortuna de escucharlo.

Ahora, tenemos que admitir que nosotros, como humanos, cuando hemos alcanzado nuestro límite, y no podemos hacer más y nos llegan más y más personas todos los días. Y estamos exhaustos, tenemos dos colegas que murieron y otros fueron infectados. Nos dimos cuenta de que donde el hombre ya no puede hacer nada más, necesitamos a Dios y hemos comenzado a pedirle ayuda cuando tenemos unos minutos libres. Cuando hablamos entre nosotros, no podemos creer que, como ateos feroces que éramos, ahora todos los días busquemos nuestra paz, pidiéndole al Señor que nos ayude a resistir para que podamos cuidar a los enfermos. El pastor de 75 años murió ayer; que a la fecha de su ingreso, con más de 120 muertos y que todos estábamos exhaustos, destruidos en solo 3 semanas, él había logrado, a pesar de sus condiciones y nuestras dificultades, traernos la PAZ que ya no esperábamos encontrar.

El pastor fue al Señor y pronto también lo seguiremos si esto continúa así.

No he estado en casa durante 6 días, no sé cuándo comí por última vez, y me doy cuenta de mi inutilidad en esta tierra y quiero tomar mi último aliento para ayudar a los demás. Estoy feliz de haber regresado a Dios mientras estoy rodeado por el sufrimiento y la muerte de mis semejantes.

Iulian Urban 38 años (doctor en Lombardía)

Testimonio recogido por: Gianni Giardinelli