P. Próspero del Espíritu Santo, restaurador del Monte Carmelo

Martín  Garaizabal Jiménez  nació en Nalda (La Rioja) España. Nació el 22 de mayo de 1583. Fue bautizado el 17 de junio de 1583 en la iglesia de su pueblo natal. Lo poco que conocemos de su infancia y juventud lo de debemos a una Relación[1] que escribió desde el Monte Carmelo. Desde niño quiso ser religioso. Estudió en el colegio de los jesuitas de Logroño. Profesó como carmelita descalzo el 1 de noviembre 1618 en el Convento de Santa María de la Scala de Roma. Sus destinos fueron los conventos de Palermo y Nápoles (1608-1618) antes de acudir al Desierto carmelitano de Varazze cerca de Génova. Recibe una carta del General, estando en Varazze y es destinado a las misiones de Oriente. Llega a la misión de Ispahán (Persia) actualmente Irán. Es elegido superior de Ispahán el 23 de julio de 1621. Escribe una Relación de todo lo que ha vivido en Persia (1624). Funda la misión de Alepo en Siria (1627) y se convierte en el primer vicario de Siria (1627-1631).

El 30 de noviembre de 1631 recupera el Monte Carmelo para la Orden. Celebra ese día la primera Misa en la llamada Escuela de los Profetas, hoy Sinagoga, antes Mezquita. Y siempre lugar de culto unido a la figura del Santo Profeta Elías. Vuelve a Roma y está presente en el Capítulo General de 1632. El Prepósito General, P. Paulo Simón de Jesús María, y todos sus sucesores llevan a partir de 1632 el título de Prior del Monte Carmelo. El P. Próspero será el primer Vicario del Monte Carmelo. Vuelve al Monte Carmelo y el 17 de febrero de 1633 celebra la misa en este santo lugar.

El 30 de abril de 1633 queda inaugurado el nuevo convento, las ruinas del denominado convento del P. Próspero, a mitad de camino del faro y la Escuela de los Profetas, y se vive conforme la legislación de los Desiertos carmelitanos.  Así lo describe: «En la gruta dedicada a la Santa Madre han hecho tres celdas, un oratorio, cocina y horno; todo airoso y seco, con las piedras talladas traídas del antiguo convento de la cumbre del Monte. Y tienen otras tres grutas para quienes buscan un retiro mayor…»

El 7 de septiembre de 1635 embarca con destino a Roma. El 15 de noviembre de 1637 llega de nuevo al Monte Carmelo. En 1641 escribe al Cardenal Barberini y le pide una copia de la imagen de la Virgen que se venera en la Basílica de Santa María la Mayor de Roma. Esta será la imagen que presida la capilla de Santa María del Monte Carmelo.

Pasa por robos de ladrones, apuros económicos, palizas recibidas, exilios forzados a Acre… pero se mantiene como custodio del Monte Carmelo hasta su muerte. Conocemos la primera vez que reza a la Virgen del Carmen para que salve a un barco de naufragar: «… un altra gietò la ancora alla punta dil Carmelo avanti la nostra grota. E vedendo io el gran pericolo en che staba, chiamai alli mei fratelli e li disse: ”andiamo a recomandar alla Ssma. Vergine quelli poveri”. E entrando en chiessa, dissemo la letania alla Madona con la oratione “pro navegantibus”. Sucesse che si rompe la gumena e comincí la nave a correr per il mare». Bonito relato para conocer la primera vez, que sepamos, que la Virgen del Carmen socorre a los marineros por medio de las oraciones de los Carmelitas Descalzos.

Conservamos su última carta escrita el 19 de julio de 1653. Sugiere en ella al P. General: «Por amor de la Santísima Virgen y de N. Santo Padre Elías, haga que aquí al menos seamos tres sacerdotes y dos hermanos, ya que vienen acá gentes de todas partes y cristianos de Europa. Todos los que van a Jerusalén vienen acá, se confiesan y comulgan. No tenemos en Levante una Misión de mayor gloria de Dios». Y se despide diciendo: «Yo poco puedo vivir; yo cada día espero la barca».

El 20 de noviembre de 1653, a los setenta años de edad y cincuenta y dos de carmelita descalzo, el P. Próspero del Espíritu Santo entrega su alma a Dios. Al expirar dijo: «Cúmplase la adorada voluntad de mi Señor y mi Dios…»

P.  Óscar Ignacio Aparicio Ahedo, ocd

[1] Próspero del Espíritu Santo (1583-1653). Relaciones y Cartas, Edición preparada por Víctor Zubizarreta, Monumenta Historica Carmeli Teresiano (23), Roma, 2006.