Feliz Navidad con Edith Stein

«Cuando los días se acortan paulatinamente y en un invierno normal comienzan a caer los primeros copos de nieve, surgen tímido y calladamente los primeros pensamientos de la Navidad. De la sola palabra brota ya un encanto especial, al cual apenas podemos oponer resistencia.

Aquellos que no comparten nuestra fe y aún los no creyentes, para los cuales la vieja historia del Niño de Belén carece de significado, se preparan para esta festividad y discurren modos y maneras de encender aquí y allá un rayo de felicidad.

Es como si desde semanas y meses atrás un cálido torrente de amor se desbordase sobre la tierra. Una fiesta de amor y alegría, esto es la estrella hacia la cual marchamos todos en los primeros meses de invierno.

Para los cristianos y, en especial para los católicos, significa algo todavía más profundo. La estrella los conduce hasta el pesebre con el Niño que trajo la paz al mundo. El arte cristiano nos lo presenta ante nuestros ojos en numerosas y tiernas imágenes; viejas melodías, en las cuales resuena todo el encanto de la infancia, nos hablan de él.

Las campanas del «rorate» y los cánticos del Adviento han despertado en el corazón del que vive con la Iglesia un santo deseo; y aquel que ha penetrado en el inagotable manantial de la liturgia se siente cada día más profundamente estremecido por las palabras y promesas del profeta de la Encarnación que dice:

«¡Que caiga el rocío del cielo! ¡Que las nubes lluevan al justo!» (Isaías 45,8).

¡El Señor está cerca, venid adorémosle! ¡Ven, ven Señor, no tardes!

«¡Alégrate Jerusalén, llénate de gozo que viene tu Salvador!» (Zacarías 9,9).

Desde el 17 hasta el 24 de diciembre han resonado las solemnes antífonas «Oh» del Magníficat (¡Oh Sabiduría!; ¡Oh Adonaí!; ¡Oh Raíz de Jesé!; ¡Oh Llave de David!; ¡Oh Amanecer!; ¡Oh Rey de los pueblos!) con un reclamo cada vez más intenso y ferviente: «¡Ven a salvarnos!». Cada vez más prometedor resonaba también el «todo se ha cumplido» (del último domingo de Adviento); y finalmente: «Hoy veréis que el Señor se acerca y mañana contemplaréis su grandeza».

Precisamente cuando al anochecer se enciende el Árbol de Navidad y comienza el intercambio de regalos, un deseo todavía encendido nos impulsa más allá, hacia el resplandor de otra luz, hasta que las campanas tocan a la Misa del Gallo y el misterio de la Nochebuena se renueva sobre los altares cubiertos de flores y de luces: “¡Y el Verbo se hizo carne!” (Jn.1, 14). Esa es la hora de la plenitud».

«Los caminos del silencio interior» (Edith Stein)

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone